PUBLICIDAD
FERIA AGROGANADERA CASTILLEJOS 2020
NOTICIAS
11
Jul
2018

Pilas muestra su repulsa al crimen de Pau (Francia)

Condavisión | Pilas | 11:58 am

Pilas se ha echado hoy a a la calle contra la violencia. Los vecinos de esta localidad se han reunido a las puertas del ayuntamiento para mostrar su repulsa al asesinato de una familia en Pau, Francia, donde un varón de nacionalidad gala habría matado a su esposa, nacida en Pilas y de 36 años; el hijo de ambos, de sólo unos dos años; el padre de la mujer y vecino de Pilas; y la pareja sentimental de este último, una mujer que sería natural de la localidad sevillana de Arahal.

Durante el acto, se ha leído el siguiente manifiesto:

Todavía hoy, en pleno siglo XXI, el simple hecho de nacer mujer puede suponer un factor de riesgo para la propia vida. Todavía hoy, en pleno siglo XXI, ninguna sociedad (tampoco la nuestra) ha conseguido erradicar ese otro terrorismo –o “ese terrorismo”, a secas- que pueden llegar a sufrir las mujeres. La violencia, cualquier clase de violencia, es detestable y condenable. Sin duda. Pero la violencia en el ámbito familiar, contra la mujer y en muchos casos también contra los hijos y familiares, debería avergonzar a cualquier sociedad que aspire a denominarse justa. Porque cada caso, cada situación, es un fracaso colectivo. Un fracaso de todos y todas. Pero también una razón de peso para que, lejos de rendirnos, plantemos cara con más fuerza si cabe a la sinrazón. La violencia contra la mujer nos aleja del objetivo de igualdad y justicia social. Daña el normal ejercicio de los derechos humanos. Impide el desarrollo de las libertades más elementales. Digo más. Esa violencia en concreto, la que se ejerce en el seno de una vinculación afectiva presente o pasada (el abuso ejercido por personas de las que cabría esperar cariño y respeto) es una realidad especialmente grave, especialmente indigna. Un drama que no es un fenómeno lejano. De cada uno de nosotros y nosotras, en todos los estratos sociales.

Y no es, claro que no, fruto de ninguna enfermedad. A veces leemos la expresión “crimen pasional”. El maltratador utiliza la violencia, incluso la violencia contra los hijos, como forma de control sobre su pareja o su expareja. Son selectivos en su violencia.

Por eso es tan difícil detectar esas situaciones que solo ocurren “de puertas para adentro”. Desgraciadamente, en muchos casos, cuando esas conductas trascienden es porque es demasiado tarde.

Todavía sigue siendo necesario el compromiso de todos y todas. Esencial nuestra denuncia, individual y colectiva, del maltrato, la discriminación y la desigualdad.

Continúan siendo “necesarios” días como hoy, en el que todos y todas juntemos nuestras voces, para denunciar y condenar la violencia que aún hoy se sigue ejerciendo contra la mujer.
Para lograr, en definitiva, una sociedad más justa, más libre, más igualitaria.

BASTA YA DE MUERTES INOCENTES

Deja una respuesta

*