PUBLICIDAD
NOTICIAS
6
Sep
2016

IU advierte que 10.000 empleos de la provincia de Huelva estarían en riesgo por las agresiones de Gas Natural a Doñana

Condavisión | Provincia | 11:21 am

El responsable de Política Institucional de Izquierda Unida en Huelva, Francisco Javier Camacho, ha denuncia que “tras el proyecto de Gas Natural para convertir el subsuelo de Doñana en una enorme bombona de gas están las manos derecha e izquierda de Felipe González por sus vinculaciones con esta compañía” y “que los graves daños medioambientales y para la agricultura y el turismo de estas acciones ponen en riesgo más de 10.000 empleos en la provincia de Huelva, además de que perdamos importantes ayudas de la Unión Europea”.

“El inicio de los graves trabajos de perforación con los que la empresa Gas Natural pretende convertir el subsuelo de Doñana en un gigantesco almacén de gas debe ser detenido porque nos encontramos ante una nueva amenaza directa al valioso entorno y al propio Parque Nacional de Doñana, que va a poner en jaque la economía de Huelva por la pérdida de miles de puestos de trabajo que va a acarrear”, ha declarado hoy Francisco Javier Camacho en rueda de prensa.

El representante de Izquierda Unida recuerda que “se trata de un macroproyecto que ha sido presentado por Gas Natural cuarteado en cuatro partes, con lo que ha logrado que la Junta de Andalucía le conceda la Autorización Ambiental Unificada (AAU) y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) a tres de los cuatro. Ayer empezó a ejecutarse uno de ellos, bajo la denominación de Marismas Occidental”. Camacho anuncia que llevaremos desde Izquierda Unida al Parlamento Andaluz una iniciativa para que se paralicen y se revisen por parte de la Consejería de Medio Ambiente estas autorizaciones, ya que estas obras suponen un daño y un riesgo evidente para el Parque Nacional de Doñana y su valioso entorno al afectar directamente a la Reserva Mundial de la Biosfera que es Doñana. Le pedimos a la Junta de Andalucía que sea coherente si de verdad mantiene su posición de que el Estudio de Impacto Ambiental debe ser unificado y no cuarteado”. Camacho señala que Gas Natural, a estas alturas, no ha presentado ningún estudio geológico a los que está legalmente obligada, según la propia DIA, siendo ésta otra irregularidad añadida.

Camacho apela al Gobierno andaluz y al Gobierno central en funciones “para que entiendan que las actuaciones de Gas Natural van a suponer una serie de graves daños para los sectores turístico, agrícola y de servicios, y a la imagen de nuestra provincia”. Por ello, Izquierda Unida exige al Gobierno central que retire a este proyecto la declaración de interés general que le concedió, y al de la Junta de Andalucía que revise las autorizaciones que le ha dado y considere este macroproyecto de Gas Natural “como lo que en realidad es, una gran agresión directa al corazón de Doñana”.

Camacho recuerda además que “actualmente se está tramitando en el Parlamento Europeo un Procedimiento de Infracción por el proyecto de Gas Natural, después de que yo mismo defendiera ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo, el pasado mes de julio, la urgente intervención de las autoridades comunitarias para paralizar cautelarmente el proyecto de Gas Natural”. Camacho destaca como en aquella comparecencia el Partido Popular, en un hecho sin precedentes, permitiera la comparecencia de la propia empresa”.

“Las administraciones competentes, Gobierno Central y Junta de Andalucía, están actuando en beneficio de la empresa y dejando de lado la defensa del medio ambiente, del resto de sectores económicos y de la población de nuestra provincia, al permitir que Gas Natural haya podido empezar ya con sus obras de perforación. Están siendo débiles con los fuertes y fuertes con los débiles”, expone Camacho. Ante ello, el representante de Izquierda Unida reclama al Comité de Peticiones que “se apresure a enviar a Huelva una delegación del Parlamento Europeo para que logremos paralizar este proyecto”.

“El escandaloso proceso de autorización a Gas Natural, por la inmensa importancia que tiene Doñana, puede convertirse en un conflicto de repercusiones internacionales si Gas Natural consigue finalmente llevar a cabo sus pretensiones”, sentencia Camacho.

Deja una respuesta

*