PUBLICIDAD
NOTICIAS
1
Oct
2015

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, inaugura el curso en la UHU

Condavisión | Provincia | 18:09 pm

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha destacado hoy el compromiso de la Universidad de Huelva (UHU) con la investigación y la transferencia de conocimiento a través de su participación en los cuatro campus de excelencia internacional Ceia3, CEI.MAR, CamBio y PatrimoniUN10.

Ramírez de Arellano, que ha inaugurado el curso 2015/2016 en la Universidad de Huelva (UHU), ha recordado que esta institución universitaria cuenta con 86 grupos de investigación con importante peso de las Humanidades y destacando en campos como el medio ambiente, la química, la ingeniería y el patrimonio.

En este sentido, la UHU apuesta por consolidar un entorno para la docencia y la investigación en el Campus de El Carmen, que tiene un impacto positivo sobre la ciudad y sobre la sociedad en general, impulsando la transferencia de conocimiento a sectores productivos e institucionales.

El consejero ha señalado que el despliegue de las Universidades andaluzas en el territorio obedece a una apuesta del Gobierno andaluz y de la sociedad porque juegan un papel articulador. Asimismo, ha apostado por la defensa de la enseñanza superior universitaria y de los propios estudiantes desde diversos ámbitos, especialmente a través del Distrito Único Andaluz (DUA), una política de precios y tasas que permita el acceso a la Universidad en igualdad de oportunidades, y el desarrollo de planes de apoyo al modelo de financiación de las universidades, que dedican ayudas a los estudiantes para intentar reducir los efectos negativos de la equivocada normativa de becas del Gobierno.

Para Ramírez de Arellano, es necesario ayudar a las universidades como un elemento esencial de la sociedad, al que se han dedicado a lo largo de los años muchos recursos y expectativas.

En esta línea, ha apostado por devolver y mantener el normal funcionamiento a las universidades andaluzas, de manera que recuperen la normalidad presupuestaria a través de un nuevo modelo de financiación que responda al esfuerzo de las mismas para ajustar el gasto, busque la calidad apoyando a las personas y su trabajo, avance en la vinculación a resultados y sea sensible con quienes presentan mayores dificultades.

El titular de Economía ha señalado que debemos exigir que tanto las universidades públicas andaluzas individualmente como el sistema en su conjunto apuesten por el prestigio y el reconocimiento internacional, desde un modelo que apueste por la igualdad de oportunidades, el mérito, la juventud, la tradición, la calidad, la investigación, innovación y la internacionalización, así como el compromiso social y con el territorio.

Por su parte, desde la Onubense destacan que la apertura del Curso Académico vivida hoy en la Universidad de Huelva ha servido para poner sobre la mesa los grandes temas que marcan el presente y el futuro de la Onubense. La fortaleza de la oferta de posgrado de la Universidad, con un total de 29 másteres oficiales vinculados al tejido productivo, social y cultural, unido a un decidido proceso de internacionalización han sido los dos factores más destacados por el Rector de la Universidad de Huelva, Francisco Ruiz, ante una amplísima representación de la sociedad y ante un nutrido grupo de miembros de la comunidad universitaria.
El Rector ha querido destacar la necesidad de seguir caminando de la mano de la sociedad para adaptar la formación especializada a las necesidades del mercado cada vez más exigente y competitivo. Eso, unido a un conjunto de políticas vinculadas a incrementar el proceso de internacionalización como parte de la formación integral de los estudiantes y del profesorado, han sido las dos líneas principales marcadas en una intervención que también ha sido reivindicativa. El Rector, ha hecho referencia a que pese a las dificultades económicas, gracias al esfuerzo de la comunidad universitaria, la Onubense ha conseguido fortalecer sus cuentas y recuperar la confianza de todos los proveedores. Conseguidos estos objetivos, el Rector hizo referencia a que la Universidad, como institución pública debe contar con la financiación adecuada para el cumplimiento de sus fines. Recordó la deuda de la Junta de Andalucía que actualmente ronda los 18,8 millones de euros así como las serias dificultades económicas por las que atraviesa el sistema universitario andaluz. Al Consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano le reclamó ejecutar los compromisos al tiempo que recordó que todas las políticas que cuentan con carácter más social, están siendo soportadas por las universidades sin contar con financiación adicional. Asimismo, para el conjunto del sistema universitario andaluza solicitó al Consejero la necesidad de una urgente inyección de tesorería así como la aprobación de un Plan de Inversiones de al menos 150 Millones de euros para el sistema universitario andaluza.

También recordó al Ministerio la necesidad de alcanzar un acuerdo global sobre las condiciones de acceso a la Universidad, así como de apostar por unas políticas de investigación con cuantías similares a los países de nuestro entorno. Finalmente el Rector hizo también un alegato en defensa de las personas que conforman la Universidad, tanto en lo que afecta al personal de administración y servicios con la negociación de una nueva relación de puestos de trabajo adaptada a las necesidades reales como en lo referente al profesorado que viene soportando las restricciones derivadas de la tasa de reposición.

Desde la Onubense han destacado la fortaleza de la oferta de posgrado de la Universidad.
Desde la Onubense han destacado la fortaleza de la oferta de posgrado de la Universidad.
El acto, -al que también asistió el Rector de la Universidad Internacional de Andalucía, Eugenio Domínguez -contó, como viene siendo tradición, con la lectura de la Memoria del Curso Académico 2014/15 por parte del Secretario General de la Universidad de Huelva, Juan Gorelli, así como con la investidura de los nuevos doctores de la onubense y la intervención del Consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.
Las distintas explicaciones a esos determinantes y las desigualdades sociales en salud nos proporcionarán una base para dar algunas respuestas a la pregunta del título, pero hay otras intermedias: ¿Son las respuestas que damos a los problemas de salud las más adecuadas? ¿Van a la raíz de los mismos? ¿Mejoran a corto, medio y largo plazo no solo el problema puntual, sino la salud global de una persona, de su familia o del conjunto de la población?

Los factores del entorno social y físico, como la cohesión social, la contaminación, el ruido, los espacios verdes, la facilidad para caminar o ir en bici son determinantes en los estilos de vida que, a su vez, influyen de manera importante en la salud. Modificar esos factores ambientales contribuirá a que la gente pueda elegir un estilo de vida saludable, utilizando además las estrategias educativas pertinentes.

Revisaremos los orígenes, logros y retos de lo que supuso un intento formal de aplicación de la evidencia científica a los problemas de salud, lo que se ha llamado atención sanitaria basada en la evidencia, que integra la experiencia profesional, las preferencias de las personas atendidas y la evidencia procedente de la mejor investigación clínica.

Algunos ejemplos como la prevención cardiovascular -casi exclusivamente centrada en fármacos para bajar el colesterol-, el supuesto ahorro económico de la retirada de la atención sanitaria a los inmigrantes o la excesiva dependencia de la industria farmacéutica en la investigación y formación sanitarias nos ayudarán a poner de manifiesto el amplio margen existente para mejorar su fundamentación científica, necesaria para una respuesta sanitaria eficaz frente a los problemas de salud.

Intentando resumir una respuesta a nuestra pregunta inicial, la atención sanitaria basada en la evidencia científica ha tenido ciertos logros a la hora de prolongar la supervivencia y mejorar el pronóstico después de las enfermedades graves. Es hora de que apliquemos el mismo esquema al estudio e intervención sobre los determinantes de la salud. En este sentido, las condiciones sociales y económicas son las que ejercen una mayor influencia sobre la salud de la población. Teniéndolas en cuenta en nuestro análisis de las causas y en las propuestas de intervención podemos dar respuestas más radicales, en el sentido de ir a las raíces, y más adecuadas a los problemas de salud”.

 

 

 

 

Deja una respuesta

*