PUBLICIDAD
Descubriendo el Andévalo
NOTICIAS
22
Nov
2012

El CCAD trata a más de 300 pacientes en 4 años y realiza más de 1.000 asistencias en 2012

Condavisión | Palos | 17:30 pm

El Centro Comarcal de Atención a la Drogodependencia, ubicado en Palos, ha atendido, desde su puesta en marcha en 2008, a 310 pacientes de la zona de Palos, Moguer y Mazagón. En 2012 el centro ha realizado más de 1.000 asistencias. Este es el balance que se ha hecho desde la Concejalía de Asuntos Sociales del Ayuntamiento palermo que quiere recordar a los vecinos que tienen a su disposición este servicio público.

En este centro, que cuenta con tres profesionales, una médico, una trabajadora social y una psicóloga, se le ofrece una atención integral a todas aquellas personas que tengan problemas con el alcohol, la cocaína, el cannabis, o losjuegos patológicos, entre otras adicciones.

El Centro, que pertenece a la red andaluza de sanidad, trabaja en coordinación con otros centros comarcales, comunidades terapéuticas, viviendas de apoyo a tratamiento, centros de día, etc.

Según la médica del centro, Miriam Álvarez, la drogodependencia es una enfermedad mental que requiere de tratamiento médico, apoyo psicológico y ayuda social por lo que los tratamientos son largos y necesitan de la implicación de distintos profesionales y el entorno familiar.

La profesional además, ha matizado que el problema de la drogodependencia se está incrementando en los últimos años por la situación de crisis que vivimos y por un aumento considerable del consumo de carnabis en adolescentes. ‘Por esa razón el centro está atendiendo especialmente a este segmento de la población y está trabajando con mucho ahínco en la prevención’, matizaba Alvarez.

Desde este servicio público sus profesionales han mandado un mensaje a los potenciales pacientes de este centro ‘que vengan y no tengan pudor’ y a las familias ‘que estén muy atentas y que no tapen’. Es fundamental descubrir a tiempo la enfermedad para poder atajarla cuanto antes.

Según la médica del centro, “la irritabilidad, la apatía y los cambios de humor en los adolescentes deben ser señales de aviso para su familia porque casi siempre escoden un consumo”.

Miriam Álvarez ha recordado a las familias que ‘lo normal’ en jóvenes entre 14 y 18 años es que ‘ni consuman alcohol ni fumen porros’.

Deja una respuesta

*