NOTICIAS
fotonoticia_20180727210205_260
28
jul
2018

La Junta celebra una ruta nocturna del lince ibérico en Hinojos con 200 senderistas

Condavisión | Hinojos | 8:10 am

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha participado junto a 200 senderistas y acompañado del alcalde de Hinojos, Miguel Ángel Curiel, en las actividades vinculadas a la ruta nocturna del lince ibérico en este municipio onubense.

El proyecto Life+Iberlince ‘Recuperación de la distribución histórica del lince ibérico en España y Portugal’, dentro de su programa de acciones divulgativas, ha programado una serie de actuaciones de participación social de carácter educativas y de sensibilización entre las que destacan estas rutas.

Con esta iniciativa, se pretende concienciar a la sociedad de la importancia de la recuperación y conservación de las especies amenazadas, sobre todo a los habitantes de los municipios del área de distribución del felino.

Esta ruta es la cuarta de las organizadas por Iberlince en los últimos dos meses, por las provincias de Jaén, Córdoba y Huelva y tendrá una duración aproximada de tres horas con un recorrido de casi 11 kilómetros. El objetivo es que asistan aquellos ciudadanos que quieran conocer a pie los territorios del lince ibérico, una de las especies más emblemáticas de la zona.

Antes de la ruta, los participantes han sido informados en una charla sobre el tema, a cargo de los técnicos del proyecto, que acompañarán a los senderistas durante todo el recorrido e irán explicándoles cuestiones de interés. Asimismo, en la travesía irán explicando datos esenciales sobre la biología y ecología del lince ibérico, sí como las acciones que el proyecto Life Iberlince lleva a cabo en la zona. De esta forma, los asistentes podrán disfrutar al máximo de este recorrido nocturno.

En el marco de esta actividad, el consejero ha incidido en que protegiendo al lince Ibérico no solo se salva de la extinción a una especie, sino que se conserva un ecosistema –el monte mediterráneo– y se genera actividad económica positiva, que pueden suponer a su vez beneficios sociales como la fijación de población en los pueblos.

“Nuestra idea también es lograr asociar la presencia del lince en un territorio con una marca de calidad medioambiental y en relación a él ya están apareciendo pequeñas empresas relacionadas con el senderismo guiado, la fotografía de naturaleza, etc”, ha añadido.

En el año 2002, la Junta de Andalucía puso en marcha el primer programa de recuperación del lince ibérico. Por aquel entonces, quedaban en la Península Ibérica menos de 100 ejemplares, todos ellos en Andalucía. Diecisiete años después, la cifra se ha elevado a 593, de los que 448 de ellos campan por tierras andaluzas, y el resto en diferentes zonas de la península.

Deja un comentario

*